Implantología

El objetivo de la implantología es recuperar la estética y la funcionalidad de la cavidad oral tras una pérdida dentaria.

La mayoría de los implantes son de titanio y se unen al tejido óseo, sustituyendo así a la raíz del diente perdido.  Además de biocompatibles, son muy duraderos y resistentes e imitan en tamaño, forma y color a los dientes auténticos.

Tras realizar los implantes se iniciará un proceso de ósteo-integración, proceso que puede durar hasta 12 semanas, tiempo en el que es necesario seguir todos los consejos del dentista y acudir a consulta con regularidad.

Una vez cumplido este proceso, se podrá disfrutar de las piezas nuevas durante largos años.

Volverás a sonreír con normalidad.